Los 18 magnificos editores de Masticadores: Jorge Aldegunde

Barcelona / j re crivello

Me toca el placer de presentar al estimado JAP (Jorge Aldegunde), vive en Madrid, no le conozco personalmente, es uno de mis socios en la Editorial y edita Gobblers. Una apuesta personal de publicar contenidos de autores españoles que escriben en inglés, como observan aquí hacemos al revés de MasticadoresUSA (allí en español). Que decir de este colega, afable, directo, con un toque de Galicia que permite intuir si va o está de regreso, y un gran escritor a quien publicaremos su primer libro en diciembre. Gracias por estar ahí! Le escuchamos…

1-¿Desde cuando escribes? Puedes explicarlo en pocas líneas.

Escribo desde 2018. Comencé con un relato para un concurso en el colegio de mis hijos, en el que –como cabía esperar– no me comí un rosco. La vez que lo intenté, en mayo de ese año, quedé finalista con premio en un concurso de Zendalibros. La idea original…

Ver la entrada original 191 palabras más

La bestia

Picture taken from Pinterest Me hace entrar en mi nuevo hogar, confiada y serena. Como solo lo sabe hacer una madre. Mi cuerpo de niña remeda el mejor disfraz, así que extiendo mi diminuta mano mientras recorremos las estancias. Al fondo del pasillo, a la izquierda, está mi habitación. Acciona el interruptor, y una miríada … Sigue leyendo La bestia

On a roll by Jorge Aldegunde

Gobblers / Masticadores

Picture by Lee Bretschneider (die portraits) taken from Pinterest


What are the odds, then? Quite as expected, I dozed off while reading through the dense material. I had only fifty minutes left for the test when I woke up. I took five to shower; only two for breakfast. I strode to get to college, which subtracted yet another thirteen from my limited time. All in all, I had to make the most of half an hour. This meant I could only review one out of a hundred assessable topics. I recalled my old zocchiedro –a worn-out 100-sided die best fitted for classic role-play games–, pulled it out and got an eighty-three. The topic was Tenant Law –not the most inspiring–, but I took a chance.

It worked: sad and long faces poured out of the exam room but, guess what, mine wasn’t among them. As I clasped my new amulet…

Ver la entrada original 19 palabras más