El pájaro que quería ser dragón (y II)

La que sigue es una entrada muy especial. Con este cuento, basado en una creación anterior, David Aldegunde Poveda ha participado y resultado ganador del I Concurso de Micorrelatos San Blas (Biblioteca Pública Municipal de San Blas), en su categoría A. 

#CONCURSOINFANTILMICRORRELATOSBPMSANBLAS

Anuncios

Hermano mayor

El nombre de mi hermana los había tenido muy ocupados: Mariela, Lucía, Aitana, Almudena… Yo no decía nada: los escuchaba, tan animados, y aprendía de mis amigos del cole.

Hoy, sin embargo, mis padres estaban muy callados.

-A mí me gusta Iris- dije mientras cenábamos.

A mi madre se le llenaron los ojos de agua y se levantó. Mi padre suspiró, con la mirada fija en el cuadro del salón. Empezó a hablarme, muy despacio. Yo lo interrumpí.

-No pasa nada papá: buscaré más nombres chulos.

FIN

Autorretrato

El último día de vacaciones lo dedicaba a repasar fotos. Momentos casuales de su mujer, que tanto detestaba posar; de sus hijos, maravillosamente fotogénicos. Era el paparazzi perfecto; estaban todos, menos él.

Salía hábilmente del encuadre cuando alguien quería sorprenderlo con el móvil, y siempre se ofrecía para repetir si el resultado no era bueno.

Preparó la cámara para hacer un disparo diferido, y se colocó a distancia. Escudriñó una por una sus facciones en la enorme LCD. Barbilla, nariz, frente y pómulos dibujaban una expresión vagamente familiar.

Resignado, borró sin contemplaciones la imagen. Acaso comenzaba a acostumbrarse al vacío de aquel rostro sin ojos.

 FIN