XXIII

Intuyo que los científicos irán desapareciendo. En realidad, ¿quién los necesita? Su tiempo languidece. Las máquinas, que otrora facilitaban su labor como simples ayudantes en complejos experimentos – controlando parámetros, midiendo reactivos y calculando proporciones; ahora interpretan resultados, infieren patrones y garantizan éxito en investigaciones futuras. Son el nuevo paradigma de ensayo sin error. En apenas microsegundos aprenden lo que a cualquier humano le llevaría años.”

Mientras repasaba su escrito, trataba de localizar referencias útiles en aquel holograma. Costaba discernir entre las creaciones naturales y las sintéticas – producto de aquellos bots articulistas que recién comenzaban a invadir la profesión.

Periodistas – pensó. En realidad, ¿quién nos necesita?

FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s