Venganza

La fastidiosa mosquita con su lengua veloz los había seducido a todos. El caso es que no la vio venir: con su porte angelical y sus delicadas maneras había conseguido posarse en todos los círculos de poder. Detestaba su ingenio y locuacidad, con los cuales lograba probar todas las mieles del éxito.

Mientras así reflexionaba, urdía la trama que le llevaría a ajustar cuentas. Afilaba su aguijón, maceraba su veneno y la imaginaba asustada, frágil y vencida en su tupida tela de araña.

FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s