La fiesta

Mientras contemplaba cómo llevaban al cadalso al último candidato, el patrón se dirigía al público que abarrotaba la plaza.

-¡Orden, orden!- exclamó al tiempo que removía teatralmente el contenido de la caja de madera.

El pueblo estaba engalanado en previsión del día grande, en el que se cumplirían cien años desde la gran hambruna.

-¡Aldegunde!- gritó con triunfal estridencia, sosteniendo en alto un trozo de papel.

Miles de rostros se miraban, como buscándose y rehuyéndose al mismo tiempo. Intenté hacer mutis, pero una mocosa me señaló y dio la voz de alarma.

Eché a correr por una calleja, en vano. Allí me esperaba, ufano, el alcalde.

FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s