Fantasmas

Cuando se ausentaba de casa todos languidecíamos. Nos volvíamos huraños, la extrañábamos doblemente. Los cajones de la gran cómoda permanecían cerrados, las sillas aguardaban bajo los tableros de la mesa del salón, la vajilla de porcelana no menguaba; las luces no parpadeaban. Entonces convocábamos aquellas sesiones para preguntarle cuándo volvería y ella nos respondía, resuelta: … Sigue leyendo Fantasmas