Sangre

Habría cogido alguna vez un hilván si hubiera prestado atención en las clases, si tan solo se lo hubiese tomado en serio.

–No es difícil –decía el profesor–, pero deben esmerarse y ser en extremo cuidadosos. Practiquen sin descanso hasta dominarla, como si fuera un arte. La necesitarán en el momento menos pensado.

Ahora, al recordar, le temblaban las manos. Un sudor frío perlaba su frente. Luchaba por permanecer consciente y mantener a raya la terrible sed.

Mientras se afanaba en suturar sus heridas, pensó con amargura que el destino no daba puntada sin hilo. Gota a gota, su tiempo se terminaba.

FIN

#RelatosenCadena

2 comentarios en “Sangre

  1. Pingback: Tiempo de recuento (crónica del año que se va) | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s