Fantasmas

Cuando se ausentaba de casa todos languidecíamos. Nos volvíamos huraños, la extrañábamos doblemente.

Los cajones de la gran cómoda permanecían cerrados, las sillas aguardaban bajo los tableros de la mesa del salón, la vajilla de porcelana no menguaba; las luces no parpadeaban.

Entonces convocábamos aquellas sesiones para preguntarle cuándo volvería y ella nos respondía, resuelta: “dejadme descansar en paz”.

Y era paradójico, porque llevaba así más de un lustro. Pero sabíamos que volvería cuando se marchitasen sus flores, así era ella de presumida. Genio y figura.

FIN

#RelatosenCadena, semana 17.

4 comentarios en “Fantasmas

  1. Pingback: Tiempo de recuento (crónica del año que se va) | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s