La travesura

Ninguno de los niños que había en el arcón era Tomás. Juan, Blanca y Marcelo contenían la respiración, asustados. Luego estaban los gemelos, con aquellos ojos tan grandes y tristes. Intentó mantener la cabeza fría mientras les pedía –con un tembloroso dedo índice sobre sus labios– que mantuvieran silencio.

Volvían a aporrear la puerta, al tiempo que unas voces parecían apremiarla. Dejó caer el cierre, se echó la mano al rosario y prometió cincuenta y nueve oraciones, una por cuenta, cuando cayese la noche.

Al abrir la puerta los vio: una pareja de oficiales alemanes con expresión lobuna y, entre ellos, el rapaz de cara sucia y mirada culpable.

FIN

Un comentario en “La travesura

  1. Pingback: Tiempo de recuento (crónica del año que se va) | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s