Espantapájaros

Temblamos cuando llega la brisa, y esto hace que se alejen despavoridos. Nos queda el recuerdo del suave aleteo, la efímera belleza de un canto. Pero rápido se desvanecen y solo queda el silencio y una inmóvil soledad.

Y nadie lo diría, pues lucimos nuestras mejoras galas: raídos jerséis de estrafalarios colores, ajados pantalones vaqueros con dobladillo. Algunos –los más elegantes– llevamos sombrero de punta.

Anoche Luna me trajo sus zapatos de domingo. Partiré al alba; sé que guardará el secreto –es una niña muy lista–. A cambio, cuando vuelva le traeré larguísimas plumas blancas de mirlo.

FIN

3 comentarios en “Espantapájaros

  1. Pingback: Tiempo de recuento (crónica del año que se va) | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s