Exorcismo

Cuando acabes la dejas fuera. Fue la única condición que impuso el sacerdote. Eso y que todo ocurriese de madrugada, cuando la iglesia está cerrada a cal y canto.

La noche fue larga; dura. Apenas quedaban resquicios de la niña. Su sonrisa había devenido en una mueca burlona y obscena, que solo mostraba podredumbre. Sus ojos eran una puerta abierta hacia el mal al que yo, insensato, me atreví a mirar.

La dejé a las puertas, poco antes del alba. Cansado y confundido, me perdí en un sueño convulso, en el que una legión de mil voces gritaba. Desperté, angustiado, deseando abrazar la oscuridad.

FIN

3 comentarios en “Exorcismo

  1. Pingback: Tiempo de recuento (crónica del año que se va) | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s