Omaha

Si dijera que sentí dolor mentiría. Apenas unos minutos antes estaba en una de las barcazas; hacia popa, en la fila de estribor. Muchos rezaban, otros temblaban y vomitaban.

El fuego enemigo nos sorprendió antes incluso de accionar la rampa. Vi caer a Sizemore y a Vitali. A Burns lo hirieron mientras saltaba. Aquella mañana de junio el agua estaba fría.

Corrí, Dios sabe cuánto, para alcanzar la orilla. Me crucé con Otero, que liberaba su fusil del plástico. Sonó un estruendo y, de repente, me encontré mucho más liviano. Eché de menos mi arma, que hallé en la arena, a escasos centímetros del brazo cuya mano, temblorosa, aún la asía.

FIN

En memoria de Manuel Otero. Y de tantos otros.

3 comentarios en “Omaha

  1. Pingback: Tiempo de recuento (crónica del año que se va) | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s