Eternos

Tampoco hoy encontré trabajo. ¡Qué tiempos aquellos en los que rostros tristes de familiares y amigos observaban cada maniobra del sepulturero! La crisis ha llegado a la profesión: tanto revelar los arcanos del genoma para estirar el chicle, que ya no hay quien se muera.

Creo que me meteré a político; con un poco de suerte conseguiré enterrarlos en vida.

FIN

Dedicado a las jornadas de reflexión, que han venido para quedarse.

3 comentarios en “Eternos

  1. Pingback: Tiempo de recuento (crónica del año que se va) | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s