El impulso

A seguir viendo la tele otros sesenta minutos, hasta que se agote el crédito. Cualquier cosa menos tener que aguantar a esta pandilla de tarados tras de mí.

No sé qué hago en esta institución. Me empeño en hablar con doctores, demostrarles que no hay nada que funcione mal en mi cabeza. Ellos me miran, con cara de paciencia y circunstancias.

No entienden que no tuve más remedio: me harté de sufrir a diario los mismos rostros malencarados y hostiles en el andén conspirando, acechando. Podía escuchar sus voces susurrando, percutiendo sobre mí. Persiguiéndome como un enjambre de avispas.

Tenía que poner las cosas en su sitio. Por eso les di un empujoncito.

FIN

7 comentarios en “El impulso

  1. Pingback: Tiempo de recuento (crónica del año que se va) | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s