El remedo

Fotografía: Ovidio Aldegunde

Nos dejaron sin magdalenas, pero callé porque a mí no me gustaban. Cuando faltaron las galletas me puse de perfil –literalmente–, pues engordan mucho. Luego cayeron los cruasanes y les obsequié mi más ensayada indiferencia. Entonces la tomaron con los dónuts y tampoco me mojé: nunca me dijeron nada esos bollos de origen yanqui.

Ahora, cuando apuntan al chocolate, me he decidido a actuar. Cafetera, tostador y exprimidor configuran una infranqueable línea Maginot. Tras ella, aguantaré incólume su inminente ataque a la despensa.

No seré yo quien vaya al súper la próxima vez.

FIN

5 comentarios en “El remedo

  1. Pingback: Faltan muchos | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s