Última llamada

Ahora ya vestido el finado, su aspecto mejoraba mucho. Estaba seguro de que los familiares apreciarían mi trabajo: no es fácil una reconstrucción desde un estado tan lamentable. Lo bueno es que pude concentrarme, el móvil me concedió una tregua. Y así –cosa rara– seguía, en sospechoso silencio.

Percibí una extraña agitación en la sala del tanatorio. «¡Se está moviendo!», gritaban algunos. Tuve tiempo de ver caras de espanto mientras, como desde el más allá, llegaban los primeros acordes de “Sheena is a punk rocker”, el tono que suena cuando me reclama mi jefa.

Supe entonces dónde había dejado el teléfono.

FIN

5 comentarios en “Última llamada

  1. Pingback: Faltan muchos | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s