Nochebuena

Cuando llegué estaban poniendo la mesa para cenar. Los muy miserables habían vuelto a olvidar poner un cubierto para mí. Airado, hube de servirme yo mismo. Al volver de la cocina todos lloraban asustados, arremolinados en torno a su madre. Debería darles vergüenza: ignorarme así cuando me mato a trabajar por ellos. Pronto sabrán quién es Luis Alfageme. Y, entonces, aprenderán a respetarme.

***

La mujer, nerviosa, trata de consolar a su prole:

–Agarraos fuerte a mí, niños. Y rezad para que se vaya.

Otra vez tenían que aguantar aquellas voces. Ese molesto arrastrar de sillas, batir de cajones y entrechocar de cubiertos. Sin olvidar las molestas luces parpadeantes.

Tal vez Luis –pensó– sabría qué hacer.

Solo que él estaba muerto.

FIN

Un comentario en “Nochebuena

  1. Pingback: Faltan muchos | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s