La cena

Fotografía: Ovidio Aldegunde

El Cenone di San Silvestro era un hito singular en el calendario, la mejor de las excusas para reencontrarse.

Tras las campanadas, que él había acompañado con doce uvas –fiel a la costumbre de su país de adopción–, su tío Francesco había descorchado espumosos y circulado un delicioso pandoro. En la calle retumbaban los ecos de fuegos artificiales, en forma de conspicuos petardos que los jóvenes del pueblo no cejaban en prender. Su prima Bianca abrió las ventanas de par en par. Asomado a una de ellas, Leo reparó en que una de las luminarias de la estrecha calle parpadeaba.

Cugino, ¡que aproveche! –Dante le entregó el plato y una cuchara sopera, plantándole un sonoro beso en la frente.

Una corriente de aire le produjo un escalofrío. Se mantuvo al margen de la algarabía reinante mientras miraba absorto aquel puñado de legumbres y recordaba lo que le había dicho el doctor.

Afuera, la simbólica batalla la ganó la oscuridad: la farola se apagó, dejando tras de sí un sordo zumbido de estática. Una ráfaga de aire helado le produjo un escalofrío.

Se le ensombreció la cara al advertir la ironía: aquella cosa que crecía en su interior, del tamaño de una lenteja, amenazaba con extinguir su propia luz.

FIN

4 comentarios en “La cena

  1. Hay, esas luces que se apagan y lentejas que se nos indigestan, pero así son los diagnósticos y así uno lo siente en el interior.
    Como siempre excelente, inteligente, y con algo de……. misterio?, porque podría ser de otra manera.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Faltan muchos | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s