Interludio

Fotografía: Ovidio Aldegunde

–Se va a estrellar –dice uno de los controladores desde la torre.

–¡No obedece nuestras indicaciones! –exclama el otro.

El avión apenas planea; los pilotos ganan tiempo para llegar al lugar convenido. Sobrevuelan estructuras colosales, que se afanan en esquivar.  Divisan, por fin, la angosta pista de tierra y la grieta al fondo. Tras arriesgada maniobra, consiguen aterrizar justo antes del precipicio.

***

Al escuchar la sirena, la niña se baja del tobogán, cruza el desangelado parque y recoge cuidadosamente el aeroplano teledirigido. Después se dirige hacia sus hermanos, que observan –con cara de no haber roto jamás un plato– sentados en los columpios. El más pequeño, ocupado con el radiocontrol, repliega la antena con parsimonia. El otro hace globos con un chicle que, de puro mascado, apenas retiene algún sabor. El rostro de ella se contrae en una mueca de preocupación.

–Tenemos que irnos. Ya empieza el toque de queda.

FIN

3 comentarios en “Interludio

  1. Pingback: Faltan muchos | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s