El oportunista

***

El próximo favor se lo pido a Santa Rita, que seguro no me pedirá cuentas. Porque los hay puntillosos: no para de llamarme para que salde esa vieja deuda –unos pocos miles de euros que necesité para abrir el negocio–. Pero no es el momento; debo concentrar mis esfuerzos en la ampliación de capital. Llevo semanas preparando la reunión con el responsable del fondo de inversión. Suena el teléfono:

–Diga.

–Sr. Gálvez, su visita está aquí.

–¿El Sr. Gutiérrez-Arjona, supongo?

–No. Está indispuesto. Ha venido la directora financiera en su lugar. La Sra. Martínez Mediavila.

–Ya. ¿Y su nombre de pila es…?

–Margarita.

Sonrío, mientras ajusto la corbata.

FIN

3 comentarios en “El oportunista

  1. Pingback: Faltan muchos | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s