Rescoldos


Qué gusto da verlo todo recogido. El anterior ocupante era un desastre, y tuve que sacar todo el repertorio. El muy descarado daba fiestas interminables que, a poco, se convertían en bacanales. La última noche, mientras aquella muchacha lo montaba a horcajadas y se entregaban al placer, la invadí. Retorcí el gesto de su rostro hasta convertirlo en una mueca grotesca y apreté el cuello del joven.  

Fue suficiente: al día siguiente se mudaba, dejando todo atrás. Así que me afané en devolver a esta vieja casa el orden que merece. Como cuando el inmenso hogar, que ya solo alberga ceniza, todavía calentaba mis huesos.

FIN

Un comentario en “Rescoldos

  1. Pingback: Faltan muchos | Blog de Aldegunde

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s