El accidente

Imagen tomada de Pinterest Cojo tu mano y salimos corriendo de aquel espanto. Se escuchan lamentos anónimos, perdidos en una oscuridad que todo lo engulle. Entonces te miro: cada vez cojeas más; te fatigas. Te llevas la mano al costado. Cuando la tomo está empapada de sangre espesa y caliente. Estamos ya casi fuera: solo … Sigue leyendo El accidente

Locos que leen y escriben by Jorge Aldegunde

MasticadoresArchipiélago

¿Acerca de qué escribir ahora? Porque, reconozcámoslo: la realidad es anodina, chabacana – tiene ese punto de mediocridad que haría que, en un día de furia, bajásemos el pulgar sin clemencia alguna–. Váyanse todos a freír espárragos, y no vuelvan. Ya nada queda en las conversaciones – salvo tópicos y lugar común, o lugar común y tópicos, por aquello de que el orden de los factores altera más bien poco el producto–.

Y eso que hace un día precioso. Una especie de oasis tardoinvernal (disculpen el palabro) donde el sol luce, las nubes han hecho mutis y, los más osados –entre los que todavía me incluyo– se echan a suertes colgar el abrigo sobre el antebrazo.

Pero no. Este resultado no hay quien lo levante. Solo queda mirar paisaje y paisanaje y cualquier atisbo de sonrisa se da el piro. El café se empieza a llenar –nuevos clientes aparecen…

Ver la entrada original 765 palabras más

Plaza de la Paja

Fotografía: Ovidio Aldegunde Mientras chirrían tus arrugadas costuras de bronce, señalas un punto fijo del oscuro texto. En él descansa un sabio consejo que pocos atenderán. Bulle el lugar, ahíto de transeúntes, aunque ninguno parece apreciar la belleza de la fachada plateresca que te abriga de un atrevido y picante sol de primavera. Hay un … Sigue leyendo Plaza de la Paja