Peregrinos


Estas humedades que me están matando se añaden a las llagas de los pies, resultado de las largas caminatas diarias. Quisimos hacerlo en invierno; así disfrutaríamos de la soledad, y los encuentros –nos dijeron– serían más profundos.

Pero no tengo prisa por llegar: cada brizna de hierba, la luz del atardecer, el ritmo de mis pasos y las palabras de ánimo de los viajeros –tan oportunas– me confieren fuerza y valor. Los asuntos del mundo languidecen, minúsculos, más allá de las estrellas.

Ahora sé que andaba perdido y el Camino me encontró.

FIN

2 comentarios en “Peregrinos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s