Héroes de ocho bits

Masticadores

By Jorge Aldegunde

Fue un abanderado del joystick hasta que la palanquita no dio más de sí. Más adelante, aceptó teclado como animal de compañía: “OPQA” más barra espaciadora (digan lo que digan, el orden importa…); la famosa combinación de teclas le proporcionó tardes de gloria frente al monitor de un flamante Amstrad CPC. Muchos fueron los héroes cuya piel habitó y cuya suerte, acompañado –las menos de las veces– de vidas o energía infinita por mor de trucos o pokes, hubo de compartir.

Esta entrada va por ellos.

Acompañó a Guillermo de Occam y a su fiel discípulo Adso en excursiones nocturnas, tratando de darle esquinazo a un abad recalcitrante, mientras desentrañaba el misterio oculto tras oscuros crímenes que anticipaban al mismísimo Anticristo. Se convirtió en un policía de metal que repartía justicia, mamporros y tiros por las calles de Detroit. Lució la capa del caballero oscuro y…

Ver la entrada original 1.097 palabras más