La araña Tula y los elefantes escribidores

Masticadores

by Jorge Aldegunde

Microfábula

Érase que se era, en el reino de los animales, una araña muy trabajadora que se llamaba Tula. Gustaba de tejer telarañas enormes y tupidas, que unían ramas y árboles. Así, mientras Tula se afanaba en construir la malla más grande y resistente que hubiera existido jamás, todos los habitantes de la jungla la contemplaban patidifusos. Miraban asombrados los macacos; boquiabiertas se deslizaban las sibilantes sierpes que, de pura envidia, sacaban sus bífidas lenguas. Las jirafas, por su parte, estiraban sus largos cuellos para examinar de cerca el trabajo de Tula. Ella, en silencio, asentía orgullosa mientras continuaba con su tarea.

Un buen día, el león Melenas le preguntó a Tula:

–¿Podrías construir una red que uniera los dos lados de este barranco? Sería muy útil para que cruzáramos sin tener que vadear el río.

Tula asintió y se puso manos a la obra: tejió día…

Ver la entrada original 470 palabras más

Faraway farms by Jorge Aldegunde

Gobblers / Masticadores

Picture taken from Pinterest


You would have thought the right attitude for regular scarecrows is to cast away loitering birds. But mine would only talk and eventually offer them sunflower seeds. Not to mention the behaviour of the animals: cows stopped producing milk –they’d only look on me with relentless scorn–. If you listened carefully, you’d hear the cockerel uttering propaganda speeches to encourage dissent at the henhouse. Mares have long deserted and my Labrador retriever remains at large, whereabouts unknown.

My suspicions about those shady pigs turned out true: I came over to have a word with them and the devils caught me in a trap. Now I count my days in this damp, reeky pigpen.

THE END

Ver la entrada original

Cortejo

Fotografía: Ovidio Aldegunde *** Con el derecho siempre procuro mirar para otro lado, no quiero perder de vista a esos grandes intrusos, que se paran a observar. Son muchos y lucen llamativos colores, aunque yo soy mucho más elegante. Empero, con el ojo izquierdo le presto toda mi atención. La he seguido hasta este lugar … Sigue leyendo Cortejo