Helado de menta y chocolate by Jorge Aldegunde

MasticadoresArchipiélago. Editores: Alicia Trujillo, Felicitas Rebaque

Fue la última en llegar. Llamó al timbre del ático de Alfonso, mientras terminaba de escribir un par de mensajes en su teléfono. Siempre con la lengua fuera, pensó. Miró de refilón su móvil mientras lo metía en el bolso. La canguro parecía muy joven, pero le habían dado muy buenas referencias de ella. Era la enésima vez que Santi le fallaba para cuidar de Martín y había tenido que encontrar la cuadratura del círculo para llegar a tiempo a la cena.

-¡Hombre Nati! Empezábamos a echarte de menos –la sorprendió un sonriente Fon–. Pasa…Están todos en la terraza arreglando el mundo. Eso sí: con una copa de vino blanco para hacer más llevadero el trago.

Fon era el tipo con la mayor capacidad de sacar temas que conocía. Y de todos ellos sabía lo suficiente como para no quedar de pardillo, abrir juego y luego hacer mutis por el…

Ver la entrada original 2.377 palabras más

The encounter by Jorge Aldegunde

Gobblers / Masticadores // Editores: Manuela Timofte / j re crivello

Picture taken from Pinterest

***

Just like every other day, she’d pay attention to the old lady’s stories about the souls that inhabited the mansion. On that morning, she looked very restless; her keen eyes –like those of a naughty lass– showing deep contrast with a grey hair and a wrinkled countenance. As she lay prostrate in the dimly illuminated bedroom, the caretaker finished feeding her and checked her clock.

“Would you like me to stay, Mrs. Sallow?”

“No, my dear. Have you not listened to me? If you linger here, he’ll refuse to come. And, my dear, I don’t have much time left. I’d rather meet my grandfather in this world”, she said in a calm, collected tone.

She sighed, resigned, and yet surprised at the intense look of Theresa Sallow. She left her a boiling cup of tea and got ready to leave. The weather out there was…

Ver la entrada original 110 palabras más

El oportunista

Fotografía: Ovidio Aldegunde *** El próximo favor se lo pido a Santa Rita, que seguro no me pedirá cuentas. Porque los hay puntillosos: no para de llamarme para que salde esa vieja deuda –unos pocos miles de euros que necesité para abrir el negocio–. Pero no es el momento; debo concentrar mis esfuerzos en la … Sigue leyendo El oportunista