El gentleman y la frutera (II, y final)

Fotografía: Ovidio Aldegunde Pronto se da cuenta de que sus pasos dejan tras de sí unas huellas que harían las delicias del mismísimo Sherlock Holmes. El terrazo, según parece, acusa la falta de cepillo. Rodapiés y marcos de puerta acumulan una nada desdeñable capa de polvo que, a la mínima presión de la yema de … Sigue leyendo El gentleman y la frutera (II, y final)

Viernes, todo el día by Jorge Aldegunde

MasticadoresChile

Ocurre en una de esas cafeterías brillantes, relucientes –una franquicia, a la sazón–. Mesas y sillas proliferan en el perímetro de una amplia cristalera. El contraste empieza con la elección de colores: se alternan piezas de mobiliario blancas y negras, igual que en las baldosas del suelo, como el ajedrez de la vida.

Me acerco a la barra a pedir café con leche, cruasán plancha y zumo de naranja –un completito–y que le vayan dando al ardor de estómago, que para eso es viernes. Hay un hombre en la barra apurando una birra mientras mira al tendido, distraído. La camarera no termina de despachar a una mujer que luce indiscreta. El tipo pide otra cerveza, por favor; ella dos manzanillas –me viene el recuerdo fugaz de una anciana esperando en una de las mesas del fondo; deduzco que será su madre–. Mi medialuna no termina de hacerse, así que me…

Ver la entrada original 946 palabras más